Síguenos a través de:
  • facebook-square
Dirección

C/ Agustín Querol, 9 (local)

28014 - Madrid

TLF. 654 104 191 - Pedro

TLF. 635 148 947 - Tere

info@fundacionyoga.es

Encuéntranos

© 2015 Fundación Yoga - NIF: G85308682

Nuestros Profesores

 

Cada profesor sigue un estilo distinto en sus clases, buscando siempre posturas que impliquen un trabajo tanto físico como mental. Algunas sesiones son más tradicionales (Hatha Yoga Clásico), otras más innovadoras (Yoga Free Style) y otras se basan en la correcta alineación corporal (Yoga Iyengar).

 

 

La práctica se adapta en todo momento para que cada alumno encuentre su propia postura. Por eso no hay niveles. Las posturas se proponen y cada alumno elige el punto donde quedarse, para que el avance se realice paso a paso, desde el respeto hacia el cuerpo y la aceptación de cada circunstancia.

Pedro López

Descubro el yoga en 1965 y empiezo a profundizar en la meditación en 1972, en el centro de Maharishi Mahesh Yogi. Desde ese momento me abro a un amplio espectro de métodos, que culmina en 1990 cuando entro como alumno en el centro Iyengar de Madrid hasta el año 2000.

Soy miembro de la Asociación Profesional de Profesores de Yoga de Madrid. He asistido a los siguientes cursos que ésta ha organizado: “El yoga desde el enfoque médico” (1997); “Yoga y kinesiología” (1999); “Metodología de la práctica de las ásanas” (1999); “Yoga, salud y búsqueda interior” (2002); “La doctrina del vacío” (2002); “El silencio interior. Profundizando en el yoga" (2005)...

En 2001 inauguré el centro de autorrealización Namaskar como Director y profesor del mismo, influido por las enseñanzas de Antonio Blay. 
Soy maestro de Reiki desde 1977.

En colaboración con Isabel Hernández he publicado artículos sobre autoconocimiento en revistas especializadas y escrito libros como: “Diseñando un ser consciente” y "Homo Sapiens: Manual de instrucciones", así como los publicados por la Fundación Yoga.

Teresa Luquero

 

Tuve mi primer contacto con el Yoga a los 15 años, y ya entonces me pareció sorprendente. Tras un paréntesis en el que mis pasos se encaminaron en otras direcciones, regresé de nuevo al camino del Yoga en busca de salud física. Y lo que encontré fue el motivo de mi existencia. Día a día iba descubriendo todo lo que esta técnica milenaria nos ofrece. Y desde un sentimiento de gratitud, tomé la decisión de transmitir lo que yo experimentaba, de compartir mis pequeñas conquistas, para mostrar a los demás que, paso a paso, es posible reconducir nuestra vida desde la oscuridad hacia la luz.

 

Aunque mi formación se basó en el Hatha Yoga clásico, mi práctica ha ido evolucionando hacia un estilo más libre, utilizando mis propias limitaciones para adaptar cada postura, en mi empeño por hacer que el Yoga sea una experiencia asequible para todos.

 

Comencé a impartir clases en 2002, en diferentes centros, y desde 2005 formo parte de la Fundación Yoga, donde cada día mis alumnos me inspiran para estrechar mis lazos con el Yoga.

 

            “Nuestra postura física es tan solo el reflejo de nuestra postura mental”.

Isabel Ward

Hoy día cuando se habla de yoga se piensa en posturas (asanas) realizadas con el cuerpo. Esa es una parte importante, pero no la única. El yoga es un conjunto de técnicas físico-psíquicas que buscan la realización personal. Esa técnicas incluyen el trabajo corporal, la meditación, la respiración, la concentración y otras series de prácticas para el cultivo de la atención.

Las clases son un espacio para vivir cada momento con plena consciencia. Esa plena consciencia nos guía al conocimiento profundo de nosotros mismos. En un principio, con el trabajo del cuerpo, aprendes a escuchar y respetar tus sensaciones y emociones. Te vas haciendo más consciente de tus potenciales y te permites desarrollarlos al máximo para fortalecer tus debilidades.

El yoga nos ayuda a obtener una mente calmada y un cuerpo fuerte y flexible. Pero eso no es el yoga en esencia, ni es el objetivo que persigue. El yoga es un estilo de vida que nos proporciona las claves para vivir la vida con total plenitud.

Para practicar yoga no es necesario ser flexible, tampoco necesitas haber o estar practicando un deporte, ni debes esperar a tener un problema, ni necesitas perseguir alcanzar una postura de yoga ni ninguna meta concreta. Para practicar yoga sólo debes desear evolucionar, mejorar, ser más libre y consciente de tu propio potencial.

Sara Santos

Ya desde mi adolescencia me sentí atraída por el mundo de la mística y la espiritualidad, pero no fue hasta 2001 cuando tuve mi primer contacto con el yoga. Desde la primera clase a la que asistí, se despertó en mí un gran interés por todo lo relacionado con las energías sutiles. En 2008 tomé la decisión de adentrarme más profundamente en la senda del yoga, asistiendo de manera regular a clases y talleres, y en 2012 decidí formarme como profesora.

 

LA ESPERANZA ES DESEAR ALGO, LA FE ES CREER QUE PUEDES LOGRARLO Y LA VALENTÍA ES HACER QUE SUCEDA.

 

Esperanza, fe y valentía son necesarias en la vida y deben estar presentes en nuestro estado mental al realizar cada ásana. En mis clases de Hatha-Yoga Vinyasa, intento que los alumnos aprendan a conocerse, a aceptarse y a transformarse con mucho cariño, observando su postura, su respiración y su mente, trascendiendo a un nuevo estado de consciencia. FORMACIÓN, CURSOS Y TALLERES: En 2010, Shamatha y Vipassana, con Federico Segura en el centro Tibetano Tushita en Las Alpujarras (Granada). En 2010, Taller de Yoga Restaurativo, con María Icaza y Claudia Leyva en Aravaca (Madrid). En 2011, Introducción al Vinyasa, con Diana Naya (Madrid). En 2012, TTC Hatha-Yoga, con Sivananda Vedanta Centres en Aluenda (Zaragoza). En 2013, Retiro de Yoga, Meditación y Senderismo, con Isabel Hernández, Pedro López y Teresa Luquero en Tosos (Zaragoza). En 2016, Vedanta y Bakti Refuge, con Sri Prem Prayojan Prabhu (Madrid).

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now